Un evento que ha logrado convertirse, en su primera edición, en todo un referente.
III Edición del Foro La Toja
30 de Septiembre, 1 y 2 de Octubre.
  • Un encuentro singular guiado por la excelencia de ponentes e invitados.
  • Una cita de referencia en el debate intelectual y académico.
  • Un espacio para fomentar el intercambio de ideas y experiencias.
Una oportunidad para relanzar el vínculo atlántico
El Foro La Toja cumple este año su tercera edición y en este corto periodo de tiempo ha conseguido consolidarse como un referente inexcusable de la conversación pública en España. En 2020, a pesar de la pandemia, acudió puntual a su cita garantizando los máximos estándares de seguridad para público y ponentes; ahora se prepara para volver a convocar a la conversación y el diálogo sobre los asuntos que definirán nuestra convivencia, nuestro futuro económico y nuestro modelo de vida en el futuro.

Si 2020 fue el año de la pandemia 2021 será el año de las vacunas y del optimismo que los avances científicos han logrado aportar a una sociedad tan golpeada por el COVID 19. El horizonte de salida es más creíble que nunca pero muchos de los retos planteados por la pandemia en el ámbito económico, en la gobernanza internacional o en el orden geopolítico permanecerán una vez superada la crisis.

Recuperar la economía nos exigirá algo más que volver al momento anterior a la irrupción del virus. Muchas actividades y empleos han desaparecido y los fondos europeos constituyen una oportunidad única para financiar las reformas estructurales que puedan alumbrar otros motores de nuestro crecimiento. Los Bancos centrales han funcionado como un paraguas eficaz en la crisis, pero es preciso empezar a pensar en nuevas política y planes creíbles para gestionar los gigantescos niveles de deuda que se han acumulado en estos meses.

La llegada de la nueva administración Biden a EEUU abre una oportunidad para relanzar el vínculo atlántico como el instrumento más adecuado para afrontar con éxito todos los cambios tecnológicos, estratégicos y sociales que se avecinan. El Foro Atlántico siempre ha defendido la necesidad de mantener una estrecha colaboración entre Europa y América, por ello consideramos que ahora se dan las condiciones para que ese entendimiento sea más intenso y productivo en cuestiones como la descarbonización de nuestras economías, las reglas de la digitalización o la defensa de los valores democráticos amenazados.

La salida de Trump de la Casa Blanca ha despejado la sombras sobre la posición de EEUU en el mundo pero todavía permanecen incertidumbres políticas ante una Europa sin el liderazgo de Merkel y una comunidad iberoamericana que comienza un largo periodo electoral en una situación económica y social muy deteriorada por la pandemia.
Ejes temáticos
Mesas del foro
  • Un nuevo equilibro geoestratégico
    La pandemia puede alumbrar una nueva era en la globalización que seguirá marcada por competencia entre China y EEUU por la hegemonía mundial. La gestión de la pandemia ha venido a añadir dimensiones diferentes y novedosas a esta pugna, que se prolongará durante los próximos años. China ha hecho de su potencia tecnológica y su pujanza comercial unas eficaces herramientas para ganar influencia en el conjunto del mundo, mientras EEUU y la Unión Europea exploran como deben ser sus relaciones con un antagonista del que dependen buena parte de sus propias cadenas de producción.
  • La Iberoamérica posible
    América Latina inicia en este año 2021 un largo periodo electoral marcado por la polarización social, así como por las severas heridas económicas que la pandemia ha agravado. Desde 2018 la pobreza no ha dejado de crecer en la zona y amenaza los logros en materia de cohesión social y democratización que se habían logrado en las últimas décadas. Sin embargo, la realidad de América Latina merece ser contemplada como algo más que la pugna entre bolivarianos y no bolivarianos, o un espacio de disputa entre EEUU y China. La identidad iberoamericana es cada vez más potente y relevante en las sociedades occidentales y exige pensar en la misma potencia institucional y política de la zona.
  • Una estrategia digital atlántica:
    Europa acaba de poner en marcha su Estrategia Digital Europea, un proyecto vigoroso para regular aspectos esenciales de la economía digital y ponerla al servicio de las personas, de la competitividad europea y de sus prioridades medioambientales. EEUU, que siempre optó por un modelo abstencionista frente a las Big Tech, está descubriendo ahora en el espíritu regulador de Europa un instrumento eficaz para controlar la neutralidad política de las grandes plataformas y al tiempo, para dar una respuesta conjunta y democrática a la hegemonía tecnológica china.
  • Herramientas para la recuperación
    La política fiscal y la política monetaria han actuado durante estos meses de pandemia como palancas eficaces para la protección de las personas y las empresas más golpeadas por la pandemia. El Banco Central Europeo con Christine Lagarde ha llevado a cabo la vieja promesa de Draghi. Aquel “whatever it takes” se ha hecho realidad unos años después con un gigantesco programa de compra de deuda que ha permitido a los países europeos afrontar las urgencias de la pandemia. Por otra parte los Fondos Next Generation de la Unión Europa constituyen una herramienta inédita y esperanzadora para impulsar las reformas económicas que Europa precisa. Logrado el consenso político necesario para llevar a cabo ese programa de reconstrucción, el reto que ahora se plantea es que dichos fondos puedan sentar las bases de un desarrollo con vocación de cohesión económica, territorial y social.
  • El compromiso medioambiental: un reto y una oportunidad
    La pandemia ha puesto en cuestión muchas de las certezas que habían definido nuestras sociedades excepto una: la lucha contra el cambio climático. El compromiso medioambiental se ha revitalizado con el regreso de EEUU al Acuerdo de París y con el Pacto Verde propuesto por la Unión Europea como una de sus prioridades estratégicas. La gente está más preocupada que nunca por el medio ambiente, las empresas por adaptar sus procesos a los compromisos de sostenibilidad y los poderes públicos por establecer las políticas necesarias para promover la necesaria transformación de manera justa e inclusiva.
  • El futuro del empleo
    La economía que saldrá de la pandemia será mucho más tecnológica de lo que era antes del COVID. Se han acelerado los tiempos de la digitalización y la automatización sin que hayamos podido aventurar todas las implicaciones que este proceso va a suponer para el mercado de trabajo. Según datos del WEF en 2022 el 42% del total de horas de trabajo serán realizadas por máquinas frente al 29% que se registraban en 2018. Según este mismo estudio la automatización puede destruir en los próximos años 75 millones de empleos en todo el mundo. Las nuevas tecnologías pueden traer más crecimiento, más empleos y de mejor calidad, pero también exigirán un gran esfuerzo en materia de adaptación a los trabajadores y las empresas para evitar que se creen nuevas de desigualdad y exclusión social.
¿Por qué un foro atlántico de debate?
El fenómeno de la globalización y la aparición de nuevas potencias con una fuerte vocación de protagonismo ha transformado los equilibrios geoestratégicos clásicos. En el mundo han surgido nuevas zonas de influencia cuya pujanza económica y política supone un claro desafío a los países occidentales y a los valores sobre los han construido su trayectoria a lo largo de la historia.

La civilización occidental está siendo retada por nuevos modelos políticos y económicos. Sin embargo el eje atlántico, mantiene su condición de espacio de referencia en el orden mundial. Más allá de circunstancias coyunturales, las dos orillas del Atlántico constituyen una comunidad con un modelo cultural homogéneo que ha definido a nuestras sociedades a ambas orillas del océano.

Un modelo humanístico que protege al ser humano concebido como un ser único y cuyos derechos y libertades han de ser protegidos y preservados.

Nuestra historia es atlántica, nuestra realidad también y nuestro futuro, necesariamente lo será. No solo desde el punto de vista geográfico, también cultural y económico. A pesar de la competencia de otras zonas del planeta, el espacio atlántico sigue siendo un espacio integrado en una abrumadora mayoría por países desarrollados económica, política y socialmente.

El Foro “La Toja” se plantea así como un espacio de diálogo entre ambas orillas del Atlántico, una invitación a mirar conjuntamente los retos que compartimos, los problemas que debemos afrontar y la posibilidad de hacerlo conjuntamente. Una oportunidad para mirar hacia el futuro desde nuestras raíces comunes y nuestros intereses compartidos.
Una vocación de Excelencia y Pluralidad
A diferencia de otro tipo de eventos, el Foro de la Toja se plantea como un encuentro singular que está guiado únicamente por la excelencia de ponentes e invitados. No quiere ni pretende ser una cita multitudinaria, sino una cita de referencia en el debate intelectual y académico. Los invitados tendrán la oportunidad de escuchar a personas de autoridad indiscutible en su respectivas áreas y podrán conversar con ellos en un ambiente diseñado especialmente para fomentar ese intercambio de ideas y experiencias.

La independencia de criterio, la pluralidad y la excelencia son los criterios que van a definir la organización del Foro, que no responde a ningún otro interés económico o empresarial. Igualmente se buscará una representación equilibrada de los distintos países que conforman el área atlántica. Nos interesan las distintas visiones y aportaciones que sobre las cuestiones objeto de debate se puedan sumar desde ambas orillas y ambos hemisferios.
En defensa de la Democracia Liberal
La democracia liberal es uno de los elementos que han definido el sistema de valores de nuestra civilización occidental. Hoy ese modelo, basado en la limitación del poder político a través de las instituciones, en la deliberación abierta y en el respeto a las minorías, parece aquejado de una crisis profunda que se manifiesta de muy diversas maneras: el auge de los nacionalismos excluyentes, la deslegitimación del sistema representativo, la llegada al poder de dirigentes mesiánicos y autoritarios, los ataques a la separación de poderes o a la prensa libre, etc.

Los populismos de todo signo, concebidos como una forma de subvertir las instituciones democráticas desde la propia democracia, suponen hoy una clara amenaza para nuestro modelo de sociedad. Es preciso que nuestros sistemas políticos vuelvan a conectar con los ciudadanos para reconstruir los vínculos de confianza sobre los que se articulan los sistemas representativos. Es preciso que las sociedades abiertas seamos capaces de dar respuestas eficaces a problemas como la desigualdad y la exclusión social, la inseguridad o los flujos migratorios que alientan la desafección.

Más allá del debate puramente académico o político conviene también prestar atención a la influencia que este fenómeno está ejerciendo sobre otros aspectos de la realidad como la economía, los derechos de los individuos o la situación geoestratégica. El auge del proteccionismo, las maniobras de desestabilización interna como una nueva forma de enfrentamiento entre potencias o el riesgo creciente de la desinformación masiva son algunos de los síntomas y consecuencias de este nuevo paradigma.

Todos estos elementos son materia para la discusión y la reflexión en el Foro de La Toja, siempre desde un compromiso inequívoco con los valores de la democracia liberal y sus logros a lo largo de la Historia.
El enclave
Galicia, una tierra con espíritu Atlántico.
Galicia es la más atlántica de las regiones de España, por su ubicación en el extremo noroccidental de la Península Ibérica y por su carácter, siempre volcado hacia el mar. La historia de Galicia ofrece multitud de referencias que conectan con la organización de un proyecto de esta naturaleza en su territorio. Galicia constituyó un foro de atracción y mestizaje cultural al abrigo de las peregrinaciones a Santiago de Compostela. Este fenómeno contribuyó de forma innegable a forjar la actual identidad europea y, por extensión, la cultura occidental. La cercanía –incluso lingüística- de Galicia con Portugal abona el carácter ibérico del Foro. La celebración de un encuentro de esta naturaleza fuera de los lugares habituales de Madrid o Barcelona también contribuye a trasladar una imagen más plural y equilibrada de la realidad española.
El Gran Hotel de La Toja, un establecimiento emblemático
Sus más de 100 años de historia convierten al Eurostars Gran Hotel La Toja 5* en todo un símbolo.
Ubicado en el privilegiado entorno natural de la Ría de Arousa, el Eurostars Gran Hotel La Toja 5* fue inaugurado en 1907 y construido por el arquitecto ourensano Vázquez-Gulías. Este legendario hotel erige sus instalaciones en un emplazamiento único con vistas al mar. Con más de un siglo de historia, en él se han alojado personalidades como Ortega y Gasset y Gabriel García Márquez, lo que lo convierten en un lugar único que merece la pena descubrir. De hecho, se trata del único balneario cinco estrellas de toda Galicia, una oportunidad inigualable para descubrir sus lujosas instalaciones y dejarse mimar por los increíbles beneficios termales de las aguas que brotan de sus manantiales.