Esta página web utiliza cookies. Al continuar navegando por ella, usted acepta el uso de cookies
Un evento que ha logrado convertirse, en su primera edición, en todo un referente.
‘20
Bienvenidos a una cita de referencia en el debate intelectual y académico
Un foro orientado a la Excelencia y a la Pluralidad
  • Un encuentro singular guiado por la excelencia de ponentes e invitados.
  • Una cita de referencia en el debate intelectual y académico.
  • Un espacio para fomentar el intercambio de ideas y experiencias.
¿Por qué un foro atlántico de debate?
El fenómeno de la globalización y la aparición de nuevas potencias con una fuerte vocación de protagonismo ha transformado los equilibrios geoestratégicos clásicos. En el mundo han surgido nuevas zonas de influencia cuya pujanza económica y política supone un claro desafío a los países occidentales y a los valores sobre los han construido su trayectoria a lo largo de la historia.

La civilización occidental está siendo retada por nuevos modelos políticos y económicos. Sin embargo el eje atlántico, mantiene su condición de espacio de referencia en el orden mundial. Más allá de circunstancias coyunturales, las dos orillas del Atlántico constituyen una comunidad con un modelo cultural homogéneo que ha definido a nuestras sociedades a ambas orillas del océano.

Un modelo humanístico que protege al ser humano concebido como un ser único y cuyos derechos y libertades han de ser protegidos y preservados.

Nuestra historia es atlántica, nuestra realidad también y nuestro futuro, necesariamente lo será. No solo desde el punto de vista geográfico, también cultural y económico. A pesar de la competencia de otras zonas del planeta, el espacio atlántico sigue siendo un espacio integrado en una abrumadora mayoría por países desarrollados económica, política y socialmente.

El Foro “La Toja” se plantea así como un espacio de diálogo entre ambas orillas del Atlántico, una invitación a mirar conjuntamente los retos que compartimos, los problemas que debemos afrontar y la posibilidad de hacerlo conjuntamente. Una oportunidad para mirar hacia el futuro desde nuestras raíces comunes y nuestros intereses compartidos.
Una vocación de Excelencia y Pluralidad
A diferencia de otro tipo de eventos, el Foro de la Toja se plantea como un encuentro singular que está guiado únicamente por la excelencia de ponentes e invitados. No quiere ni pretende ser una cita multitudinaria, sino una cita de referencia en el debate intelectual y académico. Los invitados tendrán la oportunidad de escuchar a personas de autoridad indiscutible en su respectivas áreas y podrán conversar con ellos en un ambiente diseñado especialmente para fomentar ese intercambio de ideas y experiencias.

La independencia de criterio, la pluralidad y la excelencia son los criterios que van a definir la organización del Foro, que no responde a ningún otro interés económico o empresarial. Igualmente se buscará una representación equilibrada de los distintos países que conforman el área atlántica. Nos interesan las distintas visiones y aportaciones que sobre las cuestiones objeto de debate se puedan sumar desde ambas orillas y ambos hemisferios.
En defensa de la Democracia Liberal
La democracia liberal es uno de los elementos que han definido el sistema de valores de nuestra civilización occidental. Hoy ese modelo, basado en la limitación del poder político a través de las instituciones, en la deliberación abierta y en el respeto a las minorías, parece aquejado de una crisis profunda que se manifiesta de muy diversas maneras: el auge de los nacionalismos excluyentes, la deslegitimación del sistema representativo, la llegada al poder de dirigentes mesiánicos y autoritarios, los ataques a la separación de poderes o a la prensa libre, etc.

Los populismos de todo signo, concebidos como una forma de subvertir las instituciones democráticas desde la propia democracia, suponen hoy una clara amenaza para nuestro modelo de sociedad. Es preciso que nuestros sistemas políticos vuelvan a conectar con los ciudadanos para reconstruir los vínculos de confianza sobre los que se articulan los sistemas representativos. Es preciso que las sociedades abiertas seamos capaces de dar respuestas eficaces a problemas como la desigualdad y la exclusión social, la inseguridad o los flujos migratorios que alientan la desafección.

Más allá del debate puramente académico o político conviene también prestar atención a la influencia que este fenómeno está ejerciendo sobre otros aspectos de la realidad como la economía, los derechos de los individuos o la situación geoestratégica. El auge del proteccionismo, las maniobras de desestabilización interna como una nueva forma de enfrentamiento entre potencias o el riesgo creciente de la desinformación masiva son algunos de los síntomas y consecuencias de este nuevo paradigma.

Todos estos elementos son materia para la discusión y la reflexión en el Foro de La Toja, siempre desde un compromiso inequívoco con los valores de la democracia liberal y sus logros a lo largo de la Historia.
Ejes temáticos
Mesas del foro
  • Mesa
    La reconstrucción
    La crisis del COVID 19 ha golpeado a España como a ninguna otra economía de Europa. Además del parón del turismo y del sector servicios nuestra potencia exportadora también se ha resentido por la caída de la demanda y las tensiones comerciales que habían comenzado antes de la pandemia. ¿Hacia donde debemos dirigir nuestros esfuerzos en la reconstrucción? Es posible que la tragedia del COVID 19 permita la transformar la economía española sobre unas bases radicalmente distintas y encontrar nuevos ejes sobre los que cimentar el bienestar del futuro. La ayuda europea exigirá reformas para corregir algunos de los problemas endémicos de nuestra estructura productiva. Nunca como ahora se ha hecho patente la necesidad de acertar con las prioridades y las reformas.
  • Mesa
    El mundo que viene, ¿nada será igual?
    Una de las paradojas del COVID 19, según el politólogo Ivan Krastev, es que ha acelerado la tendencia a la desglobalización iniciada en la Gran Recesión de 2008-2009 sin dejar de mostrar al mismo tiempo los límites de la renacionalización. Queremos estados fuertes, capaces de almacenar los suministros necesarios para hacer frente a la crisis, pero a la vez sabemos que la magnitud de la pandemia sobrepasa con mucho la capacidad de la mayoría de los países para hacerle frente en solitario.

    A sólo unos meses de las elecciones en EEUU, el liderazgo internacional de este país parece cada vez más desdibujado; tampoco el poderío chino ha salido indemne de lo ocurrido en los últimos meses lo que dibuja un escenario mundial más inestable de lo que era ya antes de la pandemia. La carrera por la fabricación de la vacuna es sólo el último episodio de la pugna global entre las dos superpotencias. Una competición que supera con mucho la rivalidad económica y es cada vez más un escenario de disputa global; desde lo militar a lo tecnológico, desde lo comercial a lo estratégico. Estamos ante lo que los expertos definen ya como una guerra fría más caliente de lo que fue la primera. Europa, pendiente de su propia crisis y de la resolución de Brexit, tiene una nueva oportunidad para definir su necesario protagonismo en el nuevo escenario geopolítico.
  • Mesa
    La respuesta de europa
    Europa ha respondido en a esta pandemia con la determinación y ambición que no tuvo en ocasiones precedentes. El protagonismo del Banco Central Europeo para sostener la liquidez de la economía y los fondos de reconstrucción aprobados en el Consejo Europeo del pasado mes de julio señalan un camino esperanzador para el continente. Sin el freno británico a una mayor integración, el eje franco-alemán ha conseguido imponer una respuesta europea a la altura de la crisis. Pero la poderosa figura de Angela Merkel está a punto de abandonar la escena y las divisiones entre bloques - “frugales”, “partidarios de la cohesión” o “visegrado” - cada vez más consolidados no auguran un futuro fácil en la política europea.
  • Mesa
    Una generación doblemente golpeada
    La pandemia ha tenido un impacto extraordinario en nuestra vida social, los hábitos de consumo, nuestras relaciones, la educación, la política, etc. Todo se ha visto afectado por una situación inimaginable en nuestro mundo antaño cuajado de certezas. Pero de entre todos los fenómenos, tal vez la doble crisis que han sufrido las generaciones más jóvenes sea el más preocupante. Los jóvenes son los primeros en ser expulsados del mercado laboral en momentos de crisis, también son quienes cuentan con trabajos más inestables y peor pagados. Su representación política es escasa y la solidaridad intergeneracional, ese elemento decisivo de cohesión social, no parece atender ni a sus urgencias ni a sus prioridades. Hoy los jóvenes españoles vuelven a tener el paro como su principal preocupación, pero no han olvidado otras preocupaciones como el cambio climático o las nuevas formas de participación social.
  • Mesa
    La digitalización antes y después de la pandemia
    La pandemia ha acelerado de manera abrupta el proceso de intensa digitalización en que estaban inmersas nuestras sociedades. El teletrabajo, la educación on line, la atención on-line, el comercio y la administración electrónica se han implantado en todos los ámbitos durante esta pandemia, cuyas consecuencias habrían sido aún mucho peores sin el soporte de la tecnología digital. También esta crisis nos ha permitido entender el valor y la importancia de las redes de Banda Ancha de nueva generación. Durante los últimos años hemos oído lo que sonaba como un slogan: España tiene mas conexiones de fibra óptica que Francia, Alemania y el Reino Unido juntas. Gracias a ello hemos podido durante esta pandemia trabajar desde casa, educar en casa y reunirnos virtualmente con amigos y familiares durante el confinamiento.

    La pandemia ha contribuido a hacernos entender a todos la profundidad del debate público sobre el uso de nuestros datos y los límites a dicho control. Las herramientas de rastreo digital se han constituido en el banco de experimentación sobre el uso de nuestros datos y el derecho a la privacidad.

    Se ha creado otra división de profundo calado en nuestras sociedades: los trabajadores conectados y los trabajadores presenciales. Mientras los primeros cuentan con formación y recursos para adaptarse al mundo post pandemia, los segundos corren el riesgo de ser los grandes perdedores cuando, paradójicamente, su papel resultó decisivo durante el confinamiento.
El enclave
Galicia, una tierra con espíritu Atlántico.
Galicia es la más atlántica de las regiones de España, por su ubicación en el extremo noroccidental de la Península Ibérica y por su carácter, siempre volcado hacia el mar. La historia de Galicia ofrece multitud de referencias que conectan con la organización de un proyecto de esta naturaleza en su territorio. Galicia constituyó un foro de atracción y mestizaje cultural al abrigo de las peregrinaciones a Santiago de Compostela. Este fenómeno contribuyó de forma innegable a forjar la actual identidad europea y, por extensión, la cultura occidental. La cercanía –incluso lingüística- de Galicia con Portugal abona el carácter ibérico del Foro. La celebración de un encuentro de esta naturaleza fuera de los lugares habituales de Madrid o Barcelona también contribuye a trasladar una imagen más plural y equilibrada de la realidad española.
El Gran Hotel de La Toja, un establecimiento emblemático
Sus más de 100 años de historia convierten al Eurostars Gran Hotel La Toja 5* en todo un símbolo.
Galicia es la más atlántica de las regiones de España, por su ubicación en el extremo noroccidental de la Península Ibérica y por su carácter, siempre volcado hacia el mar. La historia de Galicia ofrece multitud de referencias que conectan con la organización de un proyecto de esta naturaleza en su territorio. Galicia constituyó un foro de atracción y mestizaje cultural al abrigo de las peregrinaciones a Santiago de Compostela. Este fenómeno contribuyó de forma innegable a forjar la actual identidad europea y, por extensión, la cultura occidental. La cercanía –incluso lingüística- de Galicia con Portugal abona el carácter ibérico del Foro. La celebración de un encuentro de esta naturaleza fuera de los lugares habituales de Madrid o Barcelona también contribuye a trasladar una imagen más plural y equilibrada de la realidad española.